Disfruta tu vida al aire libre protegiendo tu piel del daño solar

La exposición moderada al sol tiene grandes beneficios para nuestro cuerpo; favoece la producción de vitamina D, proporciona calor y ayuda a tener una mejor visión. Sin embargo, si no se utiliza una protección solar adecuada contra los rayos ultravioleta, la luz solar también puede llegar a causar daños irreversibles, como cáncer, pecas, fotoenvejecimiento o manchas solares en la piel.

Para disfrutar de la vida al aire libre y prevenir posibles problemas, debes tener los cuidados de la piel necesarios con un bloqueador solar que te garantice su efectividad. Además, es recomendable no sobreexponer la piel a los rayos ultravioleta entre las 10:00 a. m. y las 3:00 p. m., pues a estas horas la radiación solar es más fuerte y peligrosa para tu piel, aumentando la posibilidad de sufrir quemaduras de sol, más aún si se trata de una piel sensible como la de los bebés o adultos mayores o una piel delicada.

Adicionalmente se aconseja evitar el uso de bronceadores caseros, pues esta actividad propicia permanecer por largo tiempo bajo el sol sin la protección necesaria.

Utiliza a diario un protector solar con SPF 30 o SPF 50+ que haya sido dermatológicamente desarrollado, de textura ligera para una fácil aplicación, que no tape los poros, hipoalergénico (que no produzca alergia), resistente al agua y que garantice protección contra los rayos infrarojos, UVA y UVB.